Pulido Cristales Rayados archivos - MACLAM
-1
archive,tag,tag-pulido-cristales-rayados,tag-49,bridge-core-3.0.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-28.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive
 

Pulido Cristales Rayados Tag

Los vidrios están expuestos a pequeñas agresiones diarias que terminan por dañarlos. La lluvia, el salitre, los arañazos, la cal y la polución son solo algunas de las causas que provocan que los cristales pierdan su brillo y transparencia.  
El vidrio de la mampara de la ducha, de las cristaleras, de las fachadas y escaparates, entre otros, suele acumular suciedad con el paso del tiempo. La cal, presente en el agua del grifo y en la de lluvia, es una de las manchas más difíciles de eliminar porque se incrusta en la superficie del cristal. 

Las superficies de cristal son elegantes, contribuyen a crear sensación de amplitud y favorecen el aprovechamiento de la luz natural. Ya sea en viviendas, comercios, oficinas y negocios en general, el vidrio cobra cada vez más protagonismo en la arquitectura y el diseño de interiores.

El vidrio es un material muy versátil conocido desde la Antigüedad. Compuesto por silicatos y carbonatos que se fusionan a altas temperaturas, se cree que los árabes descubrieron sus propiedades para fabricar binoculares. Aunque en un principio se empleaba sobre todo con fines ornamentales, sus usos se fueron ampliando con el paso de los años.
La evolución del diseño arquitectónico nos ha llevado a un nuevo concepto de ciudad en la que predominan los edificios de fachada acristalada, lo que nos permite ahorrar en energía y aprovechar mejor la luz natural. Esta nueva estética tiene dos importantes ventajas: las nuevas construcciones son más respetuosas con el medio ambiente y se consiguen ciudades más modernas y con menos peso visual.
El invierno, con sus días fríos y lluviosos hace que el mantenimiento de los cristales pase a un segundo plano. Ahora, con el sol luciendo durante muchas horas al día, los cristales reclaman toda nuestra atención, tanto en edificios residenciales o de oficinas como en escaparates y fachadas de los locales comerciales.